1. Skip to Menu
  2. Skip to Content
  3. Skip to Footer>

Rescate del Mural de Pedro Lobos

PDF Imprimir Correo electrónico

Ultima actualización 19 de Abril de 2014

alt

En 1998 el terreno en que descansaban las ruinas del hospital John Kennedy de Valdivia y, con él, el mural que en 1962 pintara el artista chileno Pedro Lobos, fue vendido a una cadena de supermercados que construiría en él una de sus sucursales.

Las voces de alerta de la opinión pública, las gestiones encabezadas por la Corporación Cultural Municipal y la buena acogida de parte de los nuevos dueños del terreno, que además hicieron junto a la Municipalidad de Valdivia aportes en dinero, permitieron emprender el proceso de rescate de la monumental obra.

La recuperación del mural se inició en noviembre de 1999 y conllevó varias etapas de trabajo. Las principales dificultades en las faenas derivaron del deterioro sufrido a lo largo de los años, producto del abandono e intervenciones como picaduras y graffiti, además de su forma curva y la técnica alla prima utilizada en su elaboración. Esta supone la directa aplicación de pintura –de pigmentos originales mezclados en látex blanco- sobre cemento de secado rápido, haciendo que la obra deba resolverse de una sola vez, sin dar lugar a retoques posteriores.

RECUPERACIÓN

A cargo de los restauradores chilenos con estudios en Ámsterdam y Florencia, María Eugenia van de Maele y Alejandro Rogazy, se aplicó la técnica de stacco. Bajo estrictas precauciones se retiró del muro una delgada capa de piedra de tres centímetros de espesor, que luego fue instalada en una especie de gran bastidor de madera, el que ayudado de telas y sujetadores metálicos mantuvo la obra en una posición similar a la original, y evitó su resquebrajamiento.

Desprendida la superficie pintada, el muro de seis metros de largo por dos metros setenta de alto fue dividido en dos grandes trozos, los que fueron trasladados hasta el recinto del ex casino municipal en el parque Saval, edificio en que se instalaría la Pinacoteca Municipal.

Los trabajos contaron con un presupuesto total de 25 millones pesos, de los cuales 10 millones fueron aportados por la cadena de supermercados Distribuidora & Servicios S.A., empresa que adquirió el terreno en que se encontraba el mural, en la esquina de las calles Bulnes con Bueras. Asimismo, la municipalidad de Valdivia contribuyó con otros 10 millones pesos para el financiamiento de este proyecto de rescate patrimonial.

En marzo del año 2000, y con la importante colaboración del Ejército de Chile, se instaló mediante grúas la estructura de dos toneladas de peso, la que fue anclada en una pared interior de cemento y ladrillo. Allí espera por un lugar definitivo para su ubicación.

altTEMÁTICA

El artista chileno Pedro Lobos se sintió profundamente conmovido por las devastadoras consecuencias que el terremoto de 1960 dejó en Valdivia. Motivado por un sentimiento de solidaridad con la ciudad y su gente, decidió pintar un mural en el hospital John Kennedy. La elección del lugar no fue al azar, sino que representó su deseo de rendir un homenaje a la vida en un lugar caracterizado por el sufrimiento.

En Valdivia trabajó junto a su discípula Elsa Urzúa. Su obra refleja la desgracia, la catástrofe y la ulterior reconstrucción de la ciudad. El elemento central es la familia, representando en la unidad básica de la sociedad el ímpetu de una ciudad que luchaba por levantarse. Escenas de obreros en faenas de reconstrucción y otros en ocupaciones propias de la zona complementaron su cuadro.

La obra de este creador en Chile no fue prolífica en murales –pintó sólo cuatro-, pero sí tuvo características muy demarcadas. Sus intentos por democratizar el trabajo y la clase obrera como fuente de inspiración para el arte dieron a sus obras una vertiente social y popular.

  • Image folder specified does not exist!
  •  
alt